Lo que nos da más miedo de Resident Evil 2 Remake

Actualidad

¿Ya has jugado a Resident Evil 2: Remake? Si es así, seguro que nada de lo que queremos decirte hoy te va a sorprender. Pero si todavía no has jugado, sí es posible que te lleves alguna sorpresa.

Queremos empezar hablando del jefe de policía, Irons. Ya era un ser bastante despreciable en el juego original, y su despacho, repleto de muestras de taxidermia, no mejoraba la imagen que teníamos sobre él. Parecía más una tienda de caza que el despacho de un jefe de policía. Así que el primer puesto de lo que nos da más miedo es el propio despacho. Y aunque no nos tenemos que enfrentar a él en una batalla, si no le coges el tranquillo a la parte de Sherry en el orfanato, puede volverse realmente tediosa. Te perseguirá y te buscará por todas partes, aunque, en realidad, es muy fácil de engañar y esquivar.

 

En segundo lugar, los G adultos. Sólo se mueven por las cloacas y en zonas inundadas, pero es más que suficiente para hacernos la vida imposible. Además, en una zona determinada, y muy estrecha como para huir, aparecen 3 ó 4. Lo mejor que puedes hacer es no enfrentarte a ellos. Para escapar de su agarre, te resultarán muy útil las granadas, ya que si te agarran y te defiendes con ellas, tendrás unos segundos preciosos para huir (pero recuerda hacerlo por el lado contrario al brazo con el que te han cogido).

 

En último lugar, pero considerado como el podio, nos encontramos con los zombis hiedra. Sólo aparecen en el laboratorio, y sustituyen a los Ivy del RE2 original. Además, si te agarran, simplemente te morderán, como haría un zombi normal y corriente. Pero nos dan mucho miedo. Ese ruido que hacen como de dentelladitas… Mal rollo, mal rollo. En cuanto los escuchamos, sentimos ganas de huir. Aunque, en su lugar, lo que debemos hacer es cargarnos con el lanzallamas o con las granadas de fuego y atacarles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *